martes, 28 de julio de 2015

Hoy seguimos hablando de la Restauración

Hoy seguimos hablando de la Restauración.
Yo, y siempre me gusta hablar en primera persona, he tenido la suerte de trabajar muchos años en España y por lo tanto con la dieta Mediterránea. Eso significa que por mis manos pasaron infinidad de deliciosos platos, elaborados con materias primas, de primerísima calidad. Y que deleitan a los paladares más exquisitos.
Hoy en día en nuestro restaurante, podemos utilizar, y como me he referido anteriormente, productos de temporada. Al utilizar estos productos, podemos hacer más rentable nuestra carta, y además les demos productos frescos y renovados trimestralmente, a nuestros clientes.
Personalmente creo que si estudiamos conjuntamente con nuestro cheff, los diferentes puntos de abastecimiento, dentro de nuestra población, comprobamos que no se necesita almacenar, que hoy en día, el servicio es diario y si no disponen de ese servicio, es muy bonito desplazarse uno mismo, para comprar en primera persona, los productos que necesitemos.
Recuerdo que yo solía acudir a varios sitios, unos para comprar el pescado y otros para la carne y los embutidos. Cuando te haces asiduo, descubres que tu tendero o tendera, se preocupa de que te sientas cómodo en su negocio, te solicitará un teléfono de contacto, para llamarte si es posible, el primero. De esta manera te ofrecerá los productos que habitualmente le compras, o incluso te comentará, otros que quizás también considere que te puedan servir. Y lo más importante de todo, ayudas a la pequeña y mediana empresa, a ese tendero de barrio, que te sorprende cada día, y se molesta en llamarte cuando le esta por llegar el género, para que seas el primero.
Tal y como está el mercado hoy en día, te será muy útil aplicar este sistema tanto en cocina, como en sala.
Mi humilde recomendación, activa a la pequeña empresa, pues un día empezaron como tu y no pienses que no te darán calidad, sera un trato más personalizado, que en ningún momento bajará tu calidad.


Un consejo personal.
Al utilizar el pequeño comercio de tu ciudad, no solamente te ahorra en dinero y espacio, también hace que no tengas tantas facturas mensuales, que son las que te pesan más, cuando dependes solo de proveedores y grandes empresas. Una autofinanciación  correcta desde el principio, alarga tu vida profesional y te abre otras posibilidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario